El nacimiento de la revista de moda

Primera portada de la revista Harper's Bazar.
Noviembre de 1867.



Ya a finales del siglo XIX, cuando Toulouse-Lautrec elevó el cartelismo a la categoría de arte, el diseño gráfico y la ilustración se convierten en el medio predilecto de la creciente publicidad.  Es, a partir de la obra de artistas como Jules Cheret, Lautrec  o Mucha, cuando el artista, por primera vez, se digna a mirar hacia un género que hasta no hacía mucho había sido considerado un género menor. Es ahora, entrando en el nuevo siglo, cuando el cartel y, por ende el diseño gráfico, donde se incluyen las portadas de revistas, se emergen como un género artístico de primer orden.  
Dentro de este auge del diseño gráfico como instrumento de comunicación publicitaria, tendrá especial importancia el desarrollo de la revista de moda. La aparición de la primera revista de moda en Estados Unidos, la Harper’s Bazaar en 1867, se convirtió en el inicio de una serie de revistas de moda que tendrían su mayor impulso al comenzar el siglo XX, con nombres tan conocidos ya por nosotros como Vogue o Vanity Fair. La revista se convertirá en el mejor instrumento de unión de arte y moda, pues fueron muchos los artistas de gran calidad que se encargaron de ilustrar sus portadas.

Portada de la revista Vogue. Septiembre de 1900.
La revista Vogue, que a día de hoy se mantiene a la cabeza de la publicidad de moda, se convirtió en el mejor escaparate para la difusión de estéticas como el Art Déco. Dicha revista se funda en Estados Unidos en diciembre 1892 como un seminario de moda, dirigido por las mujeres de clase alta. La editorial de revistas Condé Nast la compró en 1909 y a partir del año siguiente comenzó a publicarse de manera mensual. La revista, en sus orígenes, se dirige a un público de élite y de alto poder adquisitivo, buscando un tipo de lector joven, urbano y culto. En 1916 se suma, a la edición americana, una edición británica, a la que siguieron las ediciones francesa, australiana, española (en 1918) y alemana. La modernización de Vogue no llegaría hasta 1928, cuando Condé Nast se traslada a Europa en busca de un nuevo director de arte que llevara a la revista a convertirse de una publicación anticuada para la clase alta a una revista moderna dirigida a la clase media y al gran público.
Portada de la revista Vanity Fair. Junio de 1914.


Un caso similar es el de la también prestigiosa revista de moda Vanity Fair, publicación inglesa fundada en 1868 por Thomas Gibson Bowles. De carácter semanal, ofrecía artículos sobre las tendencias victorianas y, más adelante, eduardianas. Finalmente, Condé-Nast compró la revista en 1914, aunque no alcanzaría su máxima popularidad hasta la década de 1920, sobre todo a partir de 1925 bajo la dirección del editor Frank Crowninshield. 

El auge de la revista de moda se dará en la década de 1920 para consolidarse en la siguiente. Se convirtió en uno de los principales signos identificativo de la sociedad de entreguerras, y sus portadas pasaron a ser un reflejo los movimientos artísticos de vanguardia. Es en este contexto donde se enmarca la obra de Eduardo García Benito, un español que realizó alguna de las portadas más famosas para Vogue en estilo Art Dèco,  y cuya obra analizaremos en un posterior artículo.



Qué mejor que finalizar con una lista de algunas de las portadas más bellas que se hicieron para Vogue: 


Septiembre de 1920.

Enero de 1926.

Abril de 1927.
Agosto de 1930.

Bibliografía: 

MARTÍN NEIRA, Jorge: “El Cartel. Entre el Arte y la Publicidad”, Álbum Letras-Artes, Nº 29, 1985, pp. 18-20.

CHECA GODOY, Antonio: Historia de la publicidad. La Coruña: Editorial Netbiblo, 2007, p.89. 

O’HARA CALLAN, Georgina: Diccionario de la moda y de los diseñadores. Barcelona: Ediciones Destino, S.A., 1999, p. 254.

SOUGEZ, Marie-Loup (coord.).. [et al] : Hstoria General de la Fotografía. Madrid: Ediciones Cátedra, 2009, p. 470.